desde 1976
CENTRE de CREIXEMENT PERSONAL i
ESCOLA d'ESTUDIS INTEGRALS

publicaciones


< volver

Romero M. T. y Albareda R. V. (2001)
"Born on Earth: Sexuality, Spirituality, and Human Evolution"

Ferrer, J. N. (Ed.) (2001)
New Horizons in Contemporary Spirituality
.
ReVision: The Journal of Consciousness and Transformation, 24(2), otoño.
Washington (EUA): Heldreff Publications.

CONTRAPORTADA

Nuevos Horizontes en la Espiritualidad Contemporánea
Editado por Jorge N. Ferrer

En un mundo de rica diversidad e innovación espiritual, las tradiciones espirituales ofrecen visiones dispares y a veces contradictorias de la realidad y la naturaleza humana. Para la mente moderna, tales contradicciones pueden ser profundamente desconcertantes: Cómo podemos entender tales importantes diferencias entre tradiciones, cuando se supone que cada una revela verdades últimas y universales. En este contexto, puede ser tentador y confortante abrazar visiones perennealistas o universalistas de la espiritualidad humana, las cuales -en su reivindicación de honrar todas estas verdades - parecen traer orden a tal caos religioso.

A pesar de su proclamada postura inclusivista, la mayoría de las visiones universalistas, tradicionales y modernas, tienden a privilegiar ciertas cualidades humanas y caminos espirituales por encima de otros. Este proceder no es suficientemente sensible a la diversidad de necesidades, disposiciones y dinámicas evolutivas individuales y espirituales, ni tampoco es suficientemente generoso con la creatividad infinita del Espíritu. Con demasiada frecuencia, los buscadores contemporáneos luchan por conformar sus vidas según las directrices de un camino o ideal espiritual predeterminado que han adoptado de una u otra tradición, maestro, o esquema universalista. Este intento, sin embargo, puede no tan solo sabotear inconscientemente el proceso natural de su desarrollo espiritual único, sino que también puede restringir el potencial creativo del poder espiritual que se puede manifestar a través de ellos. Aunque el compromiso con casi cualquier práctica espiritual acostumbra a dar frutos, el resultado final de estos esfuerzos es frecuentemente una vida espiritual desvitalizada, estancada, disociada, o conflictiva.

Este número de Revisión explora varias perspectivas espirituales emergentes que pueden conducir a una cosecha espiritual más rica. Algunas de estas perspectivas proveen los medios para ampliar el número de nuestras opciones espirituales, así como para enraizarlas en nuestras disposiciones psicoespirituales únicas. Otras nos ayudan a apreciar que existe una variedad de senderos espirituales que igualmente nos pueden llevar a desarrollar y expresar el amor y la sabiduría. Aún otras nos llaman a participar en la vida espiritual como seres humanos plenamente corporeizados y con un mayor sentido del discernimiento, la integridad, y la vitalidad. En conjunto, estos nuevos horizontes en la espiritualidad contemporánea inequívocamente anuncian la emergencia de condiciones más óptimas para una manifestación más completa de la creatividad infinita del Espíritu en la tierra.

En su ensayo de apertura, Marina T. Romero y Ramón V. Albareda enfatizan la importancia de enraizar nuestra vida espiritual en nuestros propios potenciales vitales. Desde la perspectiva de varias décadas de investigación experiencial y práctica, discuten como la integración de nuestras dimensiones primarias y espirituales, abre las puertas a una vida espiritual más corporeizada y vitalizada, en la cual la sexualidad llega a ser naturalmente una puerta encarnacional para la entrada de lo Divino en el mundo. Jorge N. Ferrer sugiere que la espiritualidad humana emerge de nuestra participación co-creativa en un poder espiritual que es eternamente dinámico e indeterminado. Esta comprensión no tan sólo desmantela la noción de jerarquías universales espirituales, sino que también restablece nuestra conexión directa con el origen de nuestro ser y amplía la gama de opciones espirituales válidas.

Kaisa Puhakka explora evocativamente cómo el significado del género cambia a medida que nos transformamos, desde formas de experiencia y conocimiento personales o egoicos a formas transpersonales. La autora explica cómo, en el crecimiento transpersonal, las diferencias de género se hacen más fluidas y eventualmente se transforman en unos movimientos simples del ser que juegan juntos a un juego de puro deleite. John Heron presenta la idea del individuo como una presencia espiritual única el cual, enraizado en la vida inmanente e informado por la conciencia trascendente, participa en el devenir divino a través de la enacción de un mundo. Esto permite a cada investigador espiritual generar, en cooperación con el espíritu inmanente, un camino innovador dentro del devenir divino. Los resultados de la investigación de Jenny Wade sugieren que, en contra de nuestras sospechas, la sexualidad ordinaria puede ser un camino espiritual legítimo. En su artículo, la autora presenta varias conmovedoras narrativas de experiencias espirituales-sexuales y de su efecto emancipador en las personas que las han tenido.

Finalmente, Mariana Caplan hace una llamada al discernimiento espiritual, advirtiendo a los buscadores de que tengan conciencia de las trampas del materialismo espiritual, el confort egoíco, y las modas socioeconómicas. Ella discute diversos temas de interés contemporaneo, como el mito de la nueva era, la cuestión del maestro espiritual, y la búsqueda de experiencias místicas.

< volver

publicaciones